¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

DESCUBRE LAS 5 CLAVES DE POR QUÉ LAS NARANJAS YA NO SABEN A NADA.

por / / Informando al consumidor

Cuántas veces te has preguntado por qué las naranjas que compramos en las tiendas habituales o supermercados no están dulces, o están demasiado ácidas o simplemente no saben a naranjas. La clave está en el proceso que sufren.

Las naranjas que venden en los comercios y, sobre todo, en los supermercados, dónde compramos habitualmente llevan una capa de cera a base de polietileno y goma laca, mermando considerablemente el sabor NATURAL de la naranja y sus propiedades, el motivo te lo explicamos a continuación.

 

¿Sabías que las naranjas que son procesadas para la venta en grandes superficies son tratadas con productos químicos post-cosecha como Imazalil, Thiabendazol, Propiconazol, etc…??

 

Las 5 claves que debes saber: 

1- Las naranjas procesadas son recolectadas, sobre todo a principio de temporada, antes de su maduración óptima, por tanto el proceso de maduración es acelerado de manera artificial en grandes cámaras utilizando un gas llamado “etileno”.

2- A las naranjas procesadas les aplican fungicidas (Imazalil, Thiabendazol, Propiconazol,…) para la conservación y aumentar la vida comercial en los lineales del supermercado y fruterías.

3- En el proceso, las naranjas y mandarinas son sometidas a cambios bruscos de temperatura, entrando en túneles de secado a más de 45ºC y posteriormente en pocas horas son llevadas a cámaras de enfriamiento rápido bajando la temperatura a 4ºC.

4- Las ceras aplicadas crean una película alrededor de la naranja o mandarina evitando que se deshidrate pero alterando su sabor, dado que evita que traspire la piel.

5- La naranjas o mandarinas de los supermercados pueden haber sido recolectadas semanas e incluso más de un mes antes de ser puestas a la venta y tras sufrir todo el proceso anteriormente explicado.

 

La venta directa entre agricultor y consumidor evita que el producto merme en cuanto a calidad organoléptica, es decir, su sabor natural no se ve alterado.

 

A partir de ahora, cuando te vuelvas a preguntar por qué las naranjas que has comprado no saben a nada, sabrás el motivo, así que te invito a que no tengas que volver hacerte esa pregunta, ¿y cómo?, comprando naranjas y mandarinas directamente al agricultor. Consiguiendo un producto fresco, manteniendo todas sus propiedades, y un producto natural, pues las naranjas y mandarinas compradas directamente al agricultor están libres de ceras y cualquier tratamiento químico post-cosecha. Además, estás contribuyendo a un comercio más justo

 

Disfruta ahora del auténtico sabor natural de una naranja o mandarina recién recolectada!!?? Haz click aquí!??

 

 

 

 

 

 

 

 

Gracias por leernos!

Te seguiremos informando.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUBIR